fbpx
 

Rosario pletórica: ´Aguantadme la lluvia´

Rosario pletórica: ´Aguantadme la lluvia´

diariodemallorca.es » Actual

  

2009-01-28_img_2009-01-21_23_35_04_x23ac001

La sandunga y rumbita de la menor de los Flores captaron a miles de almas encapuchadas y con paraguas que zapatearon y chapotearon los éxitos de su carrera

M. ELENA VALLÉS. PALMA. Entre bambalinas corría el rumor de que Rosarillo aún no había llegado. Enero, frío, Rosario. A los de la primera fila no les importaba: la esperaban estoicos, algunos como Job; otros se desgañitaban cada vez que en el escenario los técnicos desplazaban cables o cubrían algún aparato del escenario para que la lluvia no lo estropeara. A las 11.15 nadie podía más. En las conversaciones: enero, frío, Rosario.
Un guitarrista salta a escena; y otro. Quizás sea el bajista. Una morena lustrosa va a hacer los coros y toma posiciones frente a un micro. Rosario va a salir, pese a que sea enero y haga frío.
N´Ainda ha dejado la plaza muy a gustito y preparada para escuchar lo nuevo de la pequeña de los Flores, Parte de mí. Uno ya se conoce las señales que marcan el inicio: humo, intro musical. Y este concierto no es distinto a los demás. Irrumpe Rosario, con su habituales saltitos, manoseo de cabellera y enrosque de manos a lo flamenco. Rostro aventajado de vehemencia, muy especiado: «Os voy a enseñar una cosa que mi madre me enseñó cuando yo era pequeñita. Muy sencillo, ustedes que habláis mejor que yo lo vais a desí perfectamente, se trata de cómo me las maravillaría yo». La letra se aparca y se marca un saludo al personal: «Hola, Mallorca, buenas noches. Lo vamos a pasar bien, ¿vale?». Y una petición que se cumplió sin remordimientos, pese al aguacero que dejó al baño maría al público, que según cifras del ayuntamiento congregó a 10.000 personas.
Pronto se despojó la cantante de su americana negra con el fragor de los bailoteos y los gitanos giros de muñeca.
La inmarcesible de los Flores, bíceps marcados, se interrogaba por la honradez de las personas con aquello de «Dime, si eres tu de ley. Si tú eres de ley. Y todo lo demás verás». El tono da un giro y la rumba se baila y se chapotea, con paraguas y capuchas si hace falta. Hasta los vendedores de churros se sacaban la camisa fuera. «Pim-pom fuera, que se te sale la camisa fuera, que pim-pom fuera que pim-pom fuera. Marcha, marcha, queremos marcha, marcha». Y todos venga a hacerse los marchosos porque es la Revetla, porque es de rigor, y porque Rosario se presta a ello, con su hora y media de concierto.
Repaso a canciones de su madre Lola, otras dedicadas al Pescaílla, y a su hermano, No dudaría, que en el bis cerró un concierto de enero, y con menos frío merced a Rosario.
Sin en apariencia nada en común con la rumbera gitana, Grollers de Sa Factoria empalmaron impecables para cerrar las actuaciones de la plaza, después de medianoche y con el cese de una lluvia que quizás llegó demasiado tarde.

No Comments

Post a Comment