fbpx
 

Rosario: «Me defino como una ‘funky’ gitana»

Rosario: «Me defino como una ‘funky’ gitana»

Rosario reivindica la rumba que parió su padre con ‘Raskatriski’. Un disco que hoy anticipa en Barcelona, invitada por ‘De cajón!’.

Viernes, 11 de febrero del 2011 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

NÚRIA MARTORELL
BARCELONA

 

-No es muy habitual que la gira de un disco empiece varias semanas antes de publicarlo. Y menos que el público agote las entradas con antelación, cuando no sabe qué es lo que va a escuchar…

-En Catalunya el público es maravilloso. Y yo soy una artista muy del directo: mi energía se ve en los conciertos. Disfruto mucho en las actuaciones, y esto se nota.

 

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 206 de la sección de Espectáculos de la edición impresa del día 11 de febrero de 2011 VER ARCHIVO (.PDF)

Animal escénico. Madrid, 1963. Debutó con ‘De ley¿ en 1992. Tiene dos Grammy latinos por ‘Muchas flores¿ y ‘De mil colores¿. Palau de la Música – Vie 11 – 21 h – Agotadas.

-Que Catalunya es su mejor plaza lo certifica su agenda: hoy en el Palau, mañana en Manresa, el día 25 de nuevo en Barcelona, el 4 de marzo en Tarragona, el 6 en Granollers, el 7 en Figueres… Solo se ha colado Castellón (el 18 de febrero). Parece que tendrá que instalarse aquí hasta la primavera, ¿no?

-Sí, y ¡qué alegría! Amo Catalunya. Y tengo tantísimas ganas de empezar a cantar todas las canciones nuevas de Raskatriski… Piezas que intercalo con mis éxitos, claro, con lo que mis fans quieren y esperan de mí. Después de Figueres me iré a América. Y para verano volveré a España con la gira. Pero a ver cómo está el mercado, porque si algo está claro es que no anda muy bien.

-El disco lo publicará el 1 de marzo y se llama Raskatriski, un guiño a la rumba que le cantaba su padre, El Pescaílla, cuando era una niña. ¿Pero qué esconde este título, que más bien parece un trabalenguas?

-Pues el ritmo que te atrapa y te seduce… el ritmo que lleva Raskatriski, rumba catalana y de la buena. Yo me defino como funky gitana.

-Pero en el álbum también hay soul, pop, bossanova, baladas…

-Sí, sí, claro. Estilos que siempre forman parte de mi música.

Del sencillo, Estoy cambiando, sorprende el teclado setentero del estribillo y los vientos, muy presentes en toda la pieza. Pero la letras es Rosario por cien.

-Este disco está totalmente compuesto por mí. Contiene canciones salidas del alma, que muestran sentimientos que afloran dentro y salen así, en forma de canción. Y en esta en concreto hablo de cómo estamos cambiando las parejas, y de cuándo necesitas que el otro te acompañe en el proceso. Pero es una pieza positiva, alegra y muy fresquita.

-Y en la canción Gipsy funky menciona a su padre y a su madre. ¿Sentía la necesidad de recordar sus orígenes?

-Sí. Sentía la necesidad de decir de dónde vengo, decir que mi padre era gitano. Y mi madre, Lola Flores.

-Para el disco ha vuelto a reclutar al fiel productor y bajista Fernando Illán. ¿No concibe su carrera sin él?

-Llevamos juntos desde mi primer disco, De ley. Y casi formamos una unidad. Es uno de los mejores bajistas de España y su mérito como productor está en todos sus trabajos. Nos compenetramos muy bien y ambos sabemos lo que queremos.

-Han pasado más de cuatro años desde que publicó un disco con canciones nuevas. ¿No es demasiado tiempo?

-¿Por qué? Lo importante es no hacer nada forzado.

-Y sus dos últimos discos fueron de versiones, Contigo me voy (2006) y Parte de mí (2008)…

-Las canciones son para dar magia. Y si no salen de ti, pues hay que buscarlas. Lo importante es que a la gente le gusten y las sienta como yo las he sentido. Que las disfruten contigo.

-Entonces, ¿no era fruto de la temida sequía creativa?

-Yo iba componiendo, reuniendo ideas, pero…

-Eso me recuerda esa estrofa de Serrat que reza: «Nada me gusta más que hacer canciones,/ pero hoy las musas han ‘pasao’de mí [de No hago otra cosa que pensar en ti].

-A las musas hay que buscarlas, sí. De ahí que ahora esté tan contenta con este nuevo disco. En realidad, no sé si va a gustar o no. Pero es mi verdad. Todas las canciones que he grabado son auténticas. Muestro mis sentimientos, historias que he vivido. Todo un mejunje de emociones que muchas veces, cuando convierto en canción, luego me pregunto: «por dios, ¿de dónde he sacado yo esto?» Yo misma me sorprendo.

No Comments

Post a Comment