fbpx
 

Rosario en la revista «Mujer Hoy»

Rosario en la revista «Mujer Hoy»

No suele aparecer en los medios de comunicación, tampoco es dada a las exclusivas. Pero esta vez Rosario Flores ha concedido una entrevista a la revista Mujer Hoy con motivo del lanzamiento de su nuevo disco, que lleva por título Rasca Trisky. “Era una rumba que me cantaba mi padre desde chiquitita”, cuenta sobre el nombre de su último trabajo, el primero que ha compuesto ella por completo.

Sin embargo no se duerme en los laureles. “No estoy para nada tranquila, ni pienso que lo haya hecho todo en mi carrera”, dice la cantante, que asegura que le gustaría “hacer producciones más americanas” puesto que se define a sí misma como una “gipsy-funky”. Pero esta mujer, que ha hecho su particular versión del flamenco que le corre por las venas se dedica, al fin y al cabo, a vender discos y dar conciertos. Y eso que asegura que pese a no tener coreografías ensayadas, no tiene “nada que envidiar a Beyoncé ni a Lady Gaga teniendo 20 años más”.

Con respecto a la distribución de música a través de la Red, dice: “Soy de otra generación y me gusta comprar los discos, no soy muy de Internet, aunque entiendo que es una herramienta. Eso sí, puntualiza: “Me aterra que la juventud piense que la cultura es un arte que no hay que pagar”. Y es que asegura: “Si la música es gratis, se empobrece el arte y eso me duele”.

Asegura que antes “los artistas eran intocables y eso me gustaba. A mí me gusta Amy Winehouse, pero si me voy a comer un plato de lentejas mañana con ella, perderá parte de su encanto”. Según cree, “No todos podemos ser iguales, porque entonces da igual quien está cantando”.

Pese a esa diferenciación entre los artistas y a que está acostumbrada desde su nacimiento a convivir con la prensa del corazón, no quiere entrar en el circo. “Cuando alguien habla de nosotros en la televisión me puede parecer una barbaridad, pero no me influye” comenta.

Después de tantos años de vinculación –voluntaria e involuntaria- de la familia Flores con la prensa cree que “Todo el mundo tiene un precio, hay gente que se vende y gente que no. Yo admiro a los que no lo hacen, y tengo claro que hay mucha gente a mi lado que no contaría cosas mías por dinero”.

Con respecto a las últimas apariciones televisivas hablando de su hermana y sus asuntos económicos, Rosario afirma: “Puedo entender hasta que alguien en un momento dado le haga falta el dinero y vaya a la televisión a hablar de las Flores. Lo que veo una locura es que paguen dinerales a la gente por ir a hablar y que no paguen a los artistas por ir a cantar”.

“Tan locura como que yo vaya con una amiga que se acaba de separar y que las cámaras ni me enfoquen cuando llevo 20 años cantando”, comenta a la publicación. Con especial indignación asegura que es “una falta de respeto total que me ofrezcan un cheque en blanco por sentarme a hablar de mi familia y no paguen ni un euro por verme cantar”.

Su hermana Lolita sí ha estado más expuesta a los medios de comunicación y ha tenido más relación con ellos y con el público. Sólo hay que recordar lo masificada que estuvo su boda cuando su madre gritaba aquello de “si me queréis irse”. “Lolita es un caso diferente a mí. Ser la hija mayor de Lola Flores te da una escuela muy grande”, asegura la menor de las hermanas. Y concluye: “Si mañana pasa algo relacionado con mi familia la que da la cara es Lolita, y eso es algo que tendré que agradecerle siempre”.

No Comments

Post a Comment