07-07-2008 18:01
LOS ARTISTAS INVITADOS INTERPRETARON A DÚO CANCIONES DEL REPERTORIO DE “PARTE DE MÍ” Y CERRARON EL RECITAL ENTONANDO JUNTOS “NO DUDARÍA”, EL HIMNO CONTRA LA GUERRA Y LA VIOLENCIA COMPUESTO POR ANTONIO FLORES

“Barcelona, ¡qué alegría! Esta va a ser una noche muy especial y con muchas sorpresas, en un lugar sagrado para mí. El Liceu es el templo de la música”. De esta manera, Rosario daba la bienvenida al público que anoche llenó todas las localidades de la platea, anfiteatro y palcos del emblemático Gran Teatre del Liceu, con un aforo de dos mil personas. Rosario, que actuaba en concierto por primera vez en este recinto hizo vibrar con su energía, fuerza y temperamento, se mostró sobre el escenario brillante en una noche cargada de emociones. La artista estuvo arropada por una espectacular banda de grandes músicos, liderados por su director musical, el bajista Fernando Illán, que es también el productor de “Parte de mí” (Universal Vale Music), el último trabajo discográfico de Rosario. El recinto más emblemático de Barcelona fue el escenario de una noche mágica con las colaboraciones sorpresa de Coti, Paulina Rubio, Diego el Cigala, Antonio Carmona, Lolita y La Mari de Chambao.

Un repertorio de 20 canciones fue desgranándose sobre el escenario, mientras una corriente de magia y una energía muy especial iba creciendo en el interior del Liceu. Algunos de sus temas más populares, como “Mi gato” o “De ley”, se sucedieron hasta llegar a las canciones de “Parte de mí”, y con ellas llegaron las sorpresas de la noche. “Por tu ausencia”, de Manzanita, tiene desde ayer una fantástica versión en vivo en las voces de Rosario y La Mari de Chambao. Le siguió una versión con arreglos blues de “Algo de mí”, de Camilo Sesto. Las emociones se prodigaban sin freno y la temperatura ambiental subía muchos grados durante la noche. “Todos los artistas que he llamado están aquí”. Y apareció Coti mientras Rosario cantaba “La distancia”, original de Roberto Carlos, para bordar otro dúo inolvidable. “Mucho por vivir”, “Qué bonito” y “Algo contigo”, el primer éxito de su último disco, dieron paso a otra actuación memorable, la de Diego el Cigala dándole la réplica –¡y qué replica!- a Rosario en “Te quiero te quiero”, que popularizó Nino Bravo. Le siguió “Estoy aquí” y “Cómo quieres que te quiera” y de nuevo todo el mundo se puso en pie para recibir con una gran ovación a Antonio Carmona que interpretó a dúo “El sitio de mi recreo”, otro de los temas incluidos en el último trabajo discográfico de Rosario Flores.

 
El público siguió entregado en cuerpo y alma a su artista en un desbordante ejercicio de admiración por el show en vivo que estaban presenciando. Rosario tuvo palabras para recordar la procedencia de su sangre, rindiendo homenaje a El Pescaílla y Lola Flores, para acabar lanzando una pregunta “¿Dónde está mi hermana?” Una cerrada ovación con el público en pie una vez más fue la emocionante bienvenida que se encontró Lolita. Ambas interpretaron el tema incluido en la versión digital del álbum “Parte de mí”, el clásico de Armando Manzanero “Esta tarde vi llover”, para acabar fundidas en un abrazo. “Muchas flores” y mucha marcha, marcha, queremos marcha fue el cierre del concierto, antes de los esperados bises, que llegaron con “Palabras de amor” “Serrat ya me regaló “Lucía”, en referencia a la versión que realizó Rosario de otro de los temas de Joan Manuel Serrat. Y todavía quedaba por vivir otro de los fantásticos dúos de la noche, el de Paulina Rubio y Rosario versionando de manera espectacular “Cómo me la maravillaría”, un éxito que popularizó la propia Lola Flores años atrás. Y tras el desenfreno, llegó el apoteósico cierre del concierto de Rosario en Barcelona con la canción “No dudaría”, acompañada por las voces de todos los artistas invitados. Coti, Paulina Rubio, Diego el Cigala, Antonio Carmona, Lolita, La Mari de Chambao, interpretando este himno anti-violencia y contra las guerras compuesto por Antonio Flores, con el que Rosario puso punto y final a su primer concierto en el Liceu